Violencia contra las mujeres en México

– Zusammenfassung –

Auch wenn die Emanzipation offiziell immer weiter voranschreitet, mangelt es vielen Frau­en Mexikos an grundlegenden Rechten: dem Recht leben zu können, dem Recht auf kör­perliche Unversehrtheit und dem Recht ganz einfach Frau sein zu dürfen. Jährlich wer­den unzählige Mexikanerinnen Opfer von Gewalt durch Männer, welche nicht selten ihre Ehemänner sind. Unterstützung von Familie und Polizei erfahren sie  oft nicht, weshalb sie häufig lieber schweigen.

Besonders schlimm ist die Situation im Staate Chihuahua, wo hunderte Frauen bereits Opfer von grausamsten Misshandlungen wurden. Dieser Staat und insbesondere seine Großstadt Ciudad Juarez ist bereits durch seine Lage an der Grenze zu den USA immer wieder Ort von Gewalt, Drogenschmuggel und illegalen Grenzüberwanderungen. Die Frau­en, die zahlreich in dieses Gebiet siedeln, weil viele internationale Companien Geld versprechen, sind immer wieder unter den ersten Opfern von Gewalt. Ya han pasado mas de 60 años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

_____

Nos encontramos en el año 2010. Desde 1953 a nivel Federal, las mujeres en Mé­xico tienen el derecho de votar en las elecciones para decidir quienes serán los nuevos gobernantes en el país, y desde hace ya muchos años las mujeres van a trabajar y son ellas mismas las que llevan el dinero a casa para el sustento de sus familias. La emancipación parece ser un tema del que no se debe hablar. Pero no se trata solamente del derecho de votar o del derecho de poder trabajar. Regre­sando al punto básico y absoluto de lo que se tiene que hablar ahora es sobre el derecho de poder vivir, el derecho de la integridad física, el derecho de protección por parte del Estado y el derecho de poder ser mujer. En este momento y más que nunca, las mujeres mexicanas tienen que luchar por sus derechos más ele­mentales.

Observado desde un punto de vista esta­dístico, una de cada cuatro mujeres de este país situado exactamente debajo de la frontera sur de los Estados Unidos sufre hoy maltratos físicos y psicológicos cau­sados por sus maridos. A menudo los mal­tratos son tan graves que deben ser tra­tados en el hospital. Cada año, más de 700 mujeres han sido atendidas en hospi­tales debido a golpes, violaciones sexua­les e incluso heridas de bala. Sin em­bargo, el hospital, si es que las mujeres logran llegar hasta él, no puede ofrecerles ningún tipo de protección, la cual nece­sitan cuando dejan el hospital.

Muchas de ellas serán víctimas de nuevo de la violencia por parte de sus maridos. Para protegerse de ellos, la mayoría de las mujeres no se dirige a la policía y nisi­quiera a los parientes, los cuales podrían no aprobar este tipo de rebelión contra sus esposos. Por eso, ellas se callan. Se call­an y aguantan.

La policía se calla también. A menudo las autoridades no reaccionan a las llamadas de socorro de las mujeres y así les niegan la protección que podría significar salvar sus vidas. Especialmente dramático es la situación en el Estado de Chihuahua, que está directamente en la frontera con los Estados Unidos. De todos modos en Mé­xico, ya marcado por sus contrastes so­ciales con su país vecino americano y eje de la emigración ilegal y  las guerras de drogas, la violencia contra las mujeres vive aquí dimensiones increíbles. Ahí, cada día mueren mujeres, después de ser violadas, torturadas y mutiladas de una manera horrible. Una involuntaria y triste fama es la que ha conseguido Ciudad Juárez que vive un asalto enorme de mexicanos, entre ellos muchas mujeres. Ciudad Juárez es el lugar económico de muchas empresas, en particular empresas extranjeras que sacan provecho de las ventajas económicas como los salarios baratos. Entre otros, muchas mujeres trabajan ahí. Su salario es suficiente para sobrevivir en condiciones de miseria. Un salario mínimo que les es negado a ellas, porque su trabajo no parece valer la supervivencia.

Desde el principio de los años 90, decenas de mujeres han desaparecido en Ciudad Juárez. La mayoría de las mujeres desapa­recidas han sido encontradas: muertas y con mutilaciones inimaginables. La reso­lución de los asesinatos por los autori­dades tarda. Lo que no es sorprendente, pues ya antes han negado la protección que habría salvado la vida de las víctimas. Así, el gobierno mexicano se encuentra a menudo en el centro de la crítica in­ternacional. Pero también a nivel nacio­nal, la gente se agrupa, se organiza para llamar la atención sobre su triste situa­ción. Miembros de familia y amigos de las victimas se han unido a la organización „Nuestras Hijas de Regreso a Casa – Un­sere Töchter sollen nach Hause zurück­kehren“. Una unión de gente que quiere únicamente que su llamada de socorro sea escuchada y que sus mujeres recu­peren su derecho a vivir.

Marieke Wagenhäuser

Advertisements

Teil deine Gedanken / Comparte tus pensamientos

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s