Me llaman ilegal

– Zusammenfassung –

Wolken wandern über den Himmel, oft begleitet von den Vögeln, die vom Süden in den Norden ziehen, von Osten nach Westen und anders herum. In der Schule habe ich gelernt, dass dies der Prozess ist, der sich Migration nennt. Ein Prozess, der so natürlich und selbstverständlich ist, dass ich mich frage, was mit dem Menschen passiert ist, dass er anfing seine Freiheit in Landesgrenzen einzusperren?

Von Afrika ausgehend verbreitete sich der Mensch auf der Erde, begann sich irgendwann niederzulassen und den Boden um sich herum zu kultivieren. Zivilsationen entwickelten sich mit ihren eigenen Merkmalen, je nach den natürlichen Begebenheiten, denen sie sich anzupassen hatten. Da, wo ich herkomme, gab es auch große Zivilisationen. Einige indigene Urbewohner bevölkern noch heute das Land, jedoch nennen sie sich heute Illegale, seitdem ihr Boden kolonialisiert wurde. Jahre später vereinten die Kolonialherren die Eingeborenen unter der Fahne der Freiheit und Unabhängigkeit im Kampf gegen das spanische Mutterland. Die Eingeborenen waren es, die ihr Leben für die Freiheit ließen, und sie waren es aber auch, die realisieren mussten, dass die Freiheit nicht für sie bestimmt war, Lateinamerika zu einem Land der freien Europäer wurde, sie aber weiterhin Illegale in ihrem eigenen Land blieben. Irgendwann aber musste auch der reiche Mensch die Erfahrung machen sich illegal nennen zu müssen. Dies geschah dann, als die Diktatoren Lateinamerikas entschieden die Bodenschätze ihrer Länder wieder ihren rechtmäßigen Herren zurückzugeben, denen, die sich jenseit Atlantiks befinden. Da erhob sich die Revolution der reichen und der armen Illegalen, die in ihrer Motivation nicht unterschiedlicher hätte sein können. Und wieder wurden die Eingeborenen benutzt, um den Sieg der Reichen zu erringen und, um nachher ärmer zu sein als je zuvor.

Bis heute hat sich nicht viel geändert, seit der Mensch auftauchte und sich überlegen wähnte , weil er anfing seine Vernunft zu benutzen. Das einzige, was sich stets ändert, ist die Zunahme der Armut und mit ihr die Zu-nahme der Illegalen.

Ich frage mich, wann endlich wird der Mensch frei sein wie ein Vogel, um dorthin zu gehen, wo sein Herz ihn hinträgt? Erst dann, wenn wir aufhören an die Utopie von Nationen zu glauben.

_____

Las nubes surcan los cielos sin miedo ni vergüenza, apenas se detienen de vez en vez en su diario camino; viajan de norte a sur, de este a oeste y viceversa. Muchas veces, las aves las acompañan en su éxodo por el planeta, bellísimos animales, despliegan sus alas y surcan el horizonte, viajan miles de kilómetros atravesando montañas, océanos, continentes. majestuoso ejemplo de libertad. Al igual que ellas, muchos otros habitantes de la Tierra suelen desplazarse libremente de aquí y allá, para culminar sus funciones naturales. Y aunque las plantas parecieran inmóviles, ellas no son la excepción pues a falta de piernas o alas, utilizan otros impresionantes métodos para poder movilizarse de un lugar a otro, ”semillas”. Esto puede llamarse “migración”, un proceso tan natural y muchas veces tan involuntario, como involuntaria es también la digestión de los alimentos.

Si todos los seres del planeta nacen y viven libres, ¿porqué entoncés los seres humanos, no lo somos?, ¿qué pasó con el hombre que decidió aprisionarse en su propia Tierra?, ¿cuál es la razón para este singular y triste comportamiento?

Por mas de 150 000 años el hombre ha habitado en este globo. Los primeros pobladores se asentaron en muchos lugares de África y no se mantenían en un solo lugar, sino que iban deambulando por todo el continente, y fue así como comenzaron a colonizar otras regiones de la Tierra. El aislamiento entre los grupos humanos originó adaptaciones físicas a diferentes condiciones climáticas de acuerdo al sitio donde se establecían, es por ello que nos vemos algunas veces físicamente tan diferentes unos de otros; y a partir de este acontecimiento y con la utilización de su capacidad cerebral, bueno eso se cree, aprendieron a cultivar la tierra y desarrollar el lenguaje. Así fue como surgió la agricultura y la aparición de las primeras civilizaciones humanas.

“Yo voy a donde yo quiera”, campaña de Amnistía Internacional a favor de los inmigrantes en Berlín

En el continente americano existieron un sinnúmero de civilizaciones en el pasado, e incluso aún algunas de ellas siguen con vida; aunque a partir de que los colonizadores europeos llegaron a América desde el mar en sus grandes barcos hace ya 500 años, las personas pertenecientes a estas grandes civilizaciones, los indios o indígenas, han pasado a llamarse los mas grandes ilegales del continente, y al ser ilegales su vida no vale nada, así que era legal exterminarlos. De esa forma los hombres a caballo y con trajes de hierro asesinaron, violaron, y acabaron totalmente con la dignidad de los indígenas, pasados a llamarse ahora hombres ilegales.

Unos cientos de años después del saqueo de América; un grupo de personas ajenas a estas tierras y desinteresados en las necesidades de los pobladores indígenas; cansados de ser los segundos al mando del barco y de recibir solo una parte del pastel al ser los sirvientes del hombre al otro lado del océano, decidieron juntarse para hacerse independientes. Entonces, necesitaban brazos, unos baratos, que no costaran mucho y por su condición de miseria fáciles de manipular. Y juntaron a muchos indígenas prometiéndoles obtener la libertad y la final emancipación del puño opresor, al que llamaron España, Francia, Inglaterra ó Portugal, para dar algunos ejemplos. Y así ganaron la guerra, y hasta formaron un país, al que le nombraron “escribase aquí algún país de Latinoamérica”. Pero nada de independencia, el indígena seguía siendo el ilegal en su propia tierra. Aunque extrañamente mas se sumaron al grupo de personas ilegales, los pobres sin excepciones raciales también estaban dentro. Eran ellos los que se encontraban aprisionados en las haciendas, plantaciones, minas y en las calles de sus antiguas ciudades, ahora fraccionadas, divididas, llenas de muros y con nuevos dueños.

Entonces, en esas épocas, si eras indígena…ilegal, y pobre…ilegal también, pobre e indígena mas ilegal aún, aunque desde hace ya mucho que no se ve a un indígena y rico, pero seguro es porque eso es ilegal también. Aunque algo extraño y nuevo pasó en esos entonces, algunos ricos empezaron a ser también llamados ilegales, pues dejaron de tener derecho a explotar las tierras y a los otros grupos de hombres ilegales que vivían en ellas. Pues el hombre dictador de los nuevos países formados había decidido que las tierras serían dadas de nuevo al hombre legal que vive mas allá de las aguas del Atlántico y del río Bravo.

Entonces, surgió un nuevo fenómeno, la revolución de los ilegales. Pero que se sepa que no todos los ilegales estaban en las mismas condiciones de ilegalidad ni perseguían los mismos propósitos en sus pensamientos revolucionarios; por un lado estaba la revolución del indígena y pobre y por el otro lado la revolución del rico que había sido arrebatado de su legalidad. Y este último, como sucedió ya en el fracasado intento de independencia, compró, mintió y manipuló a muchos indígenas y pobres, pues de nueva cuenta necesitaba brazos que tomaran los fusiles, ya que el hombre rico de lo único que goza es de dinero, pues la valentía desde su nacimiento se le fue negada.

A estas alturas, muchos indígenas y pobres sentían que pronto llegaría el momento de dejar de ser llamados ilegales para finalmente obtener su libertad e independencia. Muchos saboreaban ya el olor a las tierras recuperadas; pero algo pasó, y es que ahora ya se hablaba de dinero, y la verdad es que el dinero no lo poseía el indígena y pobre, sino el rico, que pagó a su ejercito para que acabara definitivamente con la revolución del indígena y pobre. Así pues, como sucedió antes, de nueva cuenta el rico pasó otra vez a ser llamado hombre legal, el dictador se exilió en el Norte donde aun era legal, y el indígena y pobre siguió siendo ilegal y perseguido hasta la muerte.

En estos años del nuevo milenio, poco ha cambiado desde que el hombre apareció y empezó a usar lo que mal se ha dicho que lo hace un ser superior, su capacidad racional. La única diferencia ahora es que los hombres ilegales van aumentando porque la pobreza ha aumentado considerablemente; y los indígenas finalmente parece que lograrán dejar de ser llamados ilegales, pues ya casi no se les ve, la mayoría viven desterrados en algún lugar, condenados a pronto desaparecer en el olvido.

Al nacer y a lo largo de nuestras vidas, nos han dicho hasta el cansancio que somos hombres libres, siempre y cuando decidamos permanecer en esta pequeña burbuja llamada“pongase el nombre de algún país”, pero que podríamos fácilmente pertenecer al grupo de los ilegales en el momento que queramos, o tengamos que dejar las fronteras de esta burbuja ilusoria. Lo cual es difícil de entender, pues nadie ha decidido donde nacer ni ha decidido cual quiere que sea su país. Quizás muchos si pudieran elegir, quisieran entonces que su país no tenga fronteras, que su país simplemente sea la Tierra, como alguna vez lo fue para los primeros hombres y lo es ahora para los demás seres vivos que habitan en ella. ¿Cuando el ser humano será libre como un ave y surcara los cielos sin miedo ni vergüenza como una nube, sin ser llamado ilegal por su color de piel, raza, religión o situación social?. Muchas veces es penoso autonombrarse seres racionales, y mas penoso aún, cargar con nacionalidades. Grandioso sería tener el valor de sentirse parte de cualquier lugar donde uno ponga los pies.

Quizás es momento de reflexionar sobre las cosas que nos han convertido por siglos en hombres ilegales, es momento de detenerse a pensar si en verdad somos libres cuando no podemos ir a donde queremos. Pero mas dramático es cuando un ser humano debe irse de su tierra hacía otro sitio ya que en su propia casa ha dejado de ser legal e ilegal también será llamado en su paso por el Mundo. Triste es cuando un hombre pierde la vida por ser injustamente llamado ilegal al lugar donde vaya, e injustas igual las leyes que los reprimen, así como los muros que han de servir para separarnos unos de otros. Pero lo mas injusto de todo es la indiferencia de aquellos que no se atreven a ver y hacer algo por los hombre y mujeres que son perseguidos al ser llamados ilegales. Rompamos con esta utopía llamada naciones, rompamos con este letargo al que hemos sido sometidos por tanto tiempo. Ningún ser humano es ilegal, porque la ilegalidad es otro invento que los autonombrados hombres legales, nos han hecho creer. Desde ahora y para siempre comencemos a llamarnos con orgullo ciudadanos del Mundo.

Manuel Toledo Hernández

Advertisements

Teil deine Gedanken / Comparte tus pensamientos

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s